Carritos abandonados

Carritos abandonados: qué son + 5 claves para recuperarlos (y aumentar tus ventas)

A estas alturas ya te habrás topado con el típico cliente que no termina una compra, ¿verdad?

Pone varios productos en el carrito, parece que ya lo tiene todo, apenas le queda un paso y… se marcha sin comprar.

Frustrante, ¿verdad?

Pero la cuestión es… ¿por qué sucede esto? Y lo que es más importante aún… ¿cómo puedes solucionarlo?

En el artículo de hoy queremos centrarnos en esta métrica porque suele ser uno de los quebraderos de cabeza más grandes para muchos dueños de e-commerce. Por eso queremos explicarte cómo calcular tu tasa de carritos abandonados, y qué puedes hacer para mejorarla (y se cierren más ventas).

¿Preparado? Vamos allá.

 

¿Qué son los carritos abandonados y cómo calcularlos?

Los carritos abandonados son exactamente eso: carritos de compra que no llegan a pasar por caja (o para decirlo de manera un poco más técnica, que no llegan a completar el checkout).

Pero además, se trata de una métrica muy importante para tu e-commerce, un KPI (que significa Key Performance Indicator. ¿No sabes qué son? Te lo contamos todo aquí).

Medir y analizar los KPI eccommerce (y entre ellos es fundamental la tasa de abandono de carritos) te permite hacer un seguimiento fiable de la situación de tu tienda.

La tasa de abandono de carritos es el porcentaje de clientes que seleccionan artículos y los ponen en la cesta, pero no terminan la operación y se van antes de terminar la compra.

En todos los e-commerce hay un porcentaje de carritos abandonados. Se calcula que la tasa media de abandono de carritos ronda el 70%. Por eso tu primera obligación es medir para saber cuántos carritos abandonados hay de media en tu tienda. Así podrás:

  • Controlar que los abandonos no se disparen: y si ocurre, analizar por qué.
  • Tener la ocasión de optimizar: la mejora de algunos aspectos de tu e-commerce puede reducir algún punto tu tasa de abandono.

Por eso en Nirvine KPI siempre te insistimos en que medir es imprescindible para que tu e-commerce pueda crecer y mejorar.

 

Así se calcula la tasa de carritos abandonados

La tasa de carritos abandonados muestra cuántos carritos se quedan en el camino de cada cien. O lo que es lo mismo, el porcentaje de abandonos.

¿Cómo la calculas?

La tasa de carritos abandonados se calcula con esta fórmula: dividimos el número de carritos abandonados entre el total de carritos. Y el resultado lo multiplicamos por cien.

Ya tienes el porcentaje. Ahora, empecemos a trabajar para reducirlo.

 

Cómo empezar a recuperar carritos y reducir la tasa de abandono (en 5 pasos)

Somos consciente de que esta métrica te puede generar bastante “cabreo. Después de todo el esfuerzo que haces por generar visitas, en el último momento, va el cliente y abandona el carrito. 🙁

Pero… ¿y si en vez de deprimirnos por ese dato le intentamos dar la vuelta?

Piensa que también puede ver cada carrito como una oportunidad de compra que aún puedes aprovechar.

Veamos cómo repescar clientes.

 

1. Elimina el registro obligatorio

Hay varias razones por las que permitir la compra como invitado (sin exigir que el cliente se registre) puede ser interesante:

  • Das mayor libertad de compra: a muchos clientes no les gusta que los “obligues” a registrarse para poder comprar. Lo consideran un poco invasivo y motivo suficiente para abandonar.
  • Aprovechas las compras impulsivas: un cliente nuevo llega a tu página, ve algo y se lo lleva al momento. Son compras muy rápidas…  Meter en medio un registro será un engorro, y le estarás dando un motivo para abandonar.

Siempre puedes dejar que termine la transacción y, al final, sugerirle que complete el registro para futuras compras.

 

2. Simplifica el proceso de compra

Todo tiene que ser muy fácil e intuitivo para llevar al cliente casi en volandas hasta el clic final que remata la compra.

A. Evita todo lo que pueda distraer al cliente

Es el momento de cerrar una operación. Tu cliente solo tiene que centrarse en esto: cumplimentar los datos y pagar.

Nada más.

Cualquier cosa que lo saque del checkout (que el carrito no esté a la vista, un código que tenga que insertar y que no encuentra, etc.), puede suponer perder la compra.

 

B. Revisa todo el proceso como si fueses un recién llegado

Sabemos que conoces todos los entresijos de tu checkout. Para ti es como tu casa, pero no tiene por qué ser así para tus clientes.

Date cuenta de esto:

No es lo mismo un cliente adolescente que compra mientras camina por la calle (y maneja el smartphone con una mano), que esa pareja mayor que visita un e-commerce muy de vez en cuando (y que están los dos delante de la pantalla ayudándose a hacer la compra).

Todo el proceso tiene que estar optimizado para que sea 100% intuitivo.

Y por si acaso aún surgen dudas, ten muy a la vista las FAQ, un chat o incluso un número de teléfono. Una atención al cliente rápida puede salvar un carrito del abandono.

 

3. Permite opciones de pago

La mayoría de tus clientes pagarán con tarjeta Mastercard o Visa. Pero no olvides que hay otros métodos:

  • Paypal: millones de usuarios prefieren ese plus de seguridad que da pagar a través de una plataforma de confianza.
  • Pago a través del móvil: es más reciente, pero avanza rápido. Son sistemas de pago como Twyp o Apple Pay.
  • Los más clásicos: contra reembolso y transferencia bancaria. No son los más habituales, pero están en uso.
  • Financiación: la posibilidad de fraccionar los pagos puede dar un empujón final a tu cliente y decidirlo a comprar.

Dar más opciones cubrirá un abanico mayor de clientes. Todo lo que sea facilitarles el camino hacia la compra final, bienvenido sea. 😉

 

4. Sé transparente con los gastos de envío

Los gastos de envío tienen que estar claros y bien visibles desde que se inicia la compra.

Da muy mala impresión llegar hasta casi el final de la compra, y que en el último segundo se añadan unos eurillos en concepto de “lo-que-sea” que no se advirtieron en ningún momento.

¿De dónde han salido?

El cliente sentirá que de alguna manera ha sido engañado y se irá. Mejor todo claro desde el principio.

 

5. Utiliza estrategias de recuperación

Es el último recurso que te queda para recuperar el carrito que ha sido abandonado, pero no por ello el menos efectivo.

A veces, simplemente, el cliente se fue porque se distrajo en algún momento.

En ese caso, envía un correo (amable) de recordatorio: “Oye, ¿recuerdas que dejaste un monopatín muy chulo abandonado en nuestra a web? ¿Y sabes que está como loco porque vengas a por él y empecéis a recorrer las calles a toda velocidad?”.

Nunca des una venta por perdida 😉

 

Mide tu tasa de carritos abandonados para empezar a reducirla ya mismo

Para poder tomaR buenas decisiones, tienes que tener delante los números de tu negocio.

Y para eso solo hay un camino: hacer mediciones.

Pero lo mejor es que nosotros podemos ayudarte con eso. El software de analítica Nirvine KPI te facilita las estadísticas que necesitas sin romperte la cabeza haciendo cálculos.

Y encima puedes probarlo de manera gratuita 14 días HACIENDO CLIC AQUÍ (y todo sin compromiso alguno y tampoco te vamos a pedir la tarjeta).

No dirás que no te lo ponemos fácil. 😉

¿Te ha resultado útil este artículo?

Como has encontrado útil esta publicación ...

Compártelo para que lo vea más gente 😉

Sentimos que esta publicación no haya sido útil para ti!

¡Mejoremos este artículo!

¿Cómo sugieres que mejoremos este artículo?

Te recomendamos seguir leyendo este artículo

Otros artículos muy interesantes

X Esta web utiliza cookies con fines estadísticos. Si continúas navegando consideramos que aceptas el uso de cookies. | Leer más